31 agosto 2020

Liderazgo Prospectivo 4.0

Por Florinda Pargas Gabaldón.

Los líderes desempeñan una serie de funciones sociales que están determinadas por el momento histórico; encontrar y establecer un plan prospectivo y estratégico es la ruta y la prioridad impostergable en estos tiempos, alinear la cultura empresarial es su gran tarea inmediata. Su encargo empresarial está puesto sobre ser un arquitecto capaz de encontrar los puntos de equilibrio entre la innovación tecnológica, la productividad y el bienestar integral de las personas que forman parte de la organización, lo que en síntesis sería: Valores de la cultura organizacional + los mindset personales.

 Los nuevos liderazgos deberán colocar cada vez más atención sobre las personas, ya que ellas son y serán el gran valor agregado de toda organización, de allí, que los líderes deben desplegar procesos que generen interacciones emotivas-productivas entre las personas y las organizaciones. Fortalecer vínculos, conectar emociones positivas, persuadir, argumentar y movilizar a los miembros de la organización para alcanzar los objetivos estratégicos y generar propuestas de valor. El capital humano y el capital cultural de las personas es una de las claves operativas para el desarrollo de las organizaciones inteligentes de la Era Digital. Las emergentes culturas empresariales ameritan de líderes que promuevan la inteligencia colectiva, las metodologías agiles y los trabajos colaborativos.

El Liderazgo Prospectivo tiene como asignación primordial: Construir escenarios futuros deseados, ir de las narrativas de las amenazas a las narrativas de las oportunidades (Bofarull, 2020), para ello debe confeccionar (idear) un Plan de anticipación estratégica y gestión de riesgos y oportunidades. Además de ser proactivos y creativos, debe dar el salto cuántico (Cambio Cultural) hacia la Prospectiva Estratégica con la cual logre combinar la anticipación y la inteligencia estratégica con la gestión de riesgos y oportunidades. Establecer una nueva hoja de ruta, que le permita visionar prospectivamente las oportunidades presentes y futuras, para establecer las estrategias idóneas y eficaces.

Los líderes empresariales deben superar aquella clásica visión de actitud reactiva para resolver conflictos (administrar y solventar), y pasar a tener una actitud proactiva, anticipada y preventiva, de tal forma que la anticipación estratégica deberá ser continua, permanente y debe significar un esfuerzo sostenido gerencial. Tratar de enfocar los esfuerzos gerenciales en la prevención, superar el stress de la incertidumbre, las tendencias y pronósticos, ya que, existen futuros múltiples, para lo cual los líderes deben aplicar estrategias inteligentes.

Con prospectiva e inteligencia se puede influir en los escenarios futuros, alinear esta perspectiva es uno de los cambios disruptivos de la Era Digital. Las empresas 4.0, no son solo tecnología, es una Cultura, de allí que los nuevos modelos empresariales necesitan gerencias bimodales (a dos velocidades), de visión sistemática y visión focalizada, para incorporar coherencia, que permita a los líderes prospectivos, establecer los objetivos que se deberían alcanzar a través de cada una de las variables para re-crear los escenarios presentes y futuros.

Los liderazgos prospectivos deben promover y coordinar los nuevos procesos culturales y empresariales, que estimulen a la interacción constructiva-creativa desde la visión de glocalidad, la puesta en práctica de Mapas de riesgos y oportunidades, para elaborar una cartografía prospectiva de escenarios exploratorios, críticos y óptimos. El líder tiene que ser una combinación eficiente entre: la inteligencia estratégica (inteligencia de negocios, competitiva, tecnológica y cultural), su plataforma metodológica y la anticipación estratégica, sobre lo cual se fundamente sus análisis de alta complejidad como el soporte operativo de la Prospectiva Estratégica.

Los liderazgos de este tiempo deberán estar sustentado sobre las acciones de programar, diseñar y construir escenarios. Para ello, deben integrar a los demás miembros en la búsqueda de metas transcendentes, asumir liderazgos abiertos, de acciones conjuntas y coordinadas, que incluya el análisis de percepciones de los actores y el análisis de núcleos de escenarios, para enfocarse conjuntamente como equipo colaborativo a compartir miradas sobre el presente y proyectar escenarios de futuros deseados.

Un líder gestiona, dirige, activa e inspira. Es un gran desafío que se puede alcanzar con una dosis de influencia que estimule un pensamiento disruptivo, innovador y creativo, de allí, que también los líderes gestionan emociones, administran temperamentos, capacidades y potencia el vínculo de su equipo de trabajo para juntos alcanzar los objetivos y propósitos. Los nuevos liderazgos deben estar puesto sobre el predominio de acciones que fortalezcan la integración y la cohesión para lograr consolidar los activos estratégicos de las empresas y organizaciones.

Dar ánimo, aliento y optimismo al equipo es el combustible de cualquier organización que pretenda consolidar su empresa y conseguir los fines anhelados. El gran desafío, de todo líder de este siglo, es la transformación personal de convertirse en inspiradores y creadores de atmósferas laborales productivas e innovadoras, para desencadenar los talentos personales y cristalizar logros empresariales, asumir el Liderazgo Gerencial 4.0, como modelo para guiar las rutas que ha de transitar la nueva cultura organizacional.

El liderazgo es un asunto de presente, pero sobre todo del futuro, por tal razón los líderes, como lo ha referido magistralmente Gardner (2019), desarrollan discursos e historias inspiradoras, las cuales utilizan para estimular a sus seguidores, compartiendo sus valores, principios y visiones estratégicas.

La prospectiva estratégica es uno de los componentes fundamentales de la caja de herramientas del Liderazgo Gerencial 4.0, para anticiparse a los futuros riesgos y oportunidades, utilizando los resultados en beneficio de la gestión y promover el pensamiento estratégico anticipativo a su equipo colaborativo y al conjunto de la empresa, para la toma de decisiones asertivas, que consoliden los activos estratégicos.

¿Hacia dónde estamos mirando, en este momento de reflexión estratégica y transformadora? ¿Bajo qué perspectiva y modelo estamos diseñando los nuevos puentes y caminos, que han de llevarnos hacia la nueva realidad? ¿Eres un líder prospectivo, visionario, disruptivo o sigues esperando seguir a los que abren camino, a los arriesgados, apostando a lo seguro?

“El líder es un ser visionario, un profeta, un artista del futuro que logra que las visiones se concreten” (Warren Bennis, 1985)

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Comentarios:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *