17 agosto 2020

Pensamiento Disruptivo

Por Florinda Pargas Gabaldón.

En la actualidad ha surgido un cumulo de diversas opiniones sobre la forma de enfrentar la realidad socio-histórica como hecho mutable en constante cambio, condición ésta en la que radica la explicación del porqué se producen los desajuste en nuestras formas de pensar. Los desajustes son propios de los ritmos históricos humanos, los cual tenemos que enfrentar con creatividad.

Pensar es experimentar, en este tiempo por el cual estamos atravesando con el Covid-19, está ejerciendo en la humanidad una influencia sobre nuestra forma de vivir, del cual emerge la necesidad de realizar un replanteamiento de nuestras vidas. Nuevamente un episodio cargado de infortunios, nos está empujando a realizar cambios y transformaciones en las acostumbradas formas societales.

Si pensar es la actividad humana que nos impulsa a crear, a evaluar y planificar nuestra existencia colectiva, es y será necesario ponernos a pensar sobre lo que será la existencia humana pos-pandemia. El devenir civilizatorio se muestra con magnos signos de cambios disruptivos, así lo muestran los acontecimientos, sobre los cuales debemos reflexionar para generar la mutación y de esta manera florezcan nuevas formas de vivir.

Tenemos que potenciar nuestras capacidades, hacer brotar nuestra creatividad y germinar otras formas productivas y relacionales, ya que nos encontraremos inmersos en una comunidad humana globalizada de la cual todos formamos parte. Debemos superar las tendencias y enfoques que aborda la realidad desde una sola visión operativa. Sigamos el trayecto antropológico; evolucionando, cambiando, creando y descubriendo nuevas formas para dar el nuevo salto cuántico planetario. Es momento de poner a prueba nuestras capacidades personales y colectivas.

Que la incertidumbre creadora sea el aliciente para emprender el vuelo con el cual remontaremos los senderos escarpados y abruptos que se presentan en este tiempo presente, que lleva consigo la semilla del porvenir. La esperanza es la nafta de los cambios disruptivos.

El pensamiento disruptivo es un enunciado que se nos plantea como facultad para el ejercicio que generará las mutaciones necesarias, de la cual debe emerger las nuevas formas de pensar, de esta forma, dirigir a los movimientos del pensar y la propagación de su resonancia en los umbrales de la era digital.

Nuevos tiempos, nuevos retos, nuevas maneras de mirar la realidad y diseñar escenarios. ¿Cómo estas observando el horizonte? ¿En qué forma estás transformado tu modelo de pensamiento actual, para adaptarlo a los nuevos desafíos? ¿Aceptas la incertidumbre creadora o sucumbes a la incertidumbre que paraliza? ¿Sabes cómo activar tu pensamiento disruptivo?

Estaré atenta a tus comentarios y opiniones, para apoyar y acompañar cualquier proceso de cambio y transformación.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Comentarios:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *